Blog Paramascotas Adiestramiento - Paramascotas

91 634 16 12-637 465 106

info@paramascotas.com

Nuestro Blog
Te dejamos consejos para una vida mejor de tu amigo, trucos y muchas mas cosas.
Nuestro Canal YouTube
Podreis encontrar consejos, trucos, actividades para realizar con vuestros amigo y mucho mas!
Consejos para que tu perro no lo pase mal en estas fiestas
Publicado por Paramascotas - 1/12/2020
La importancia de la socialización del cachorro
Hemos oido hablar muchas veces de la socialización del cachorro, pero ¿Qué es y por qué es tan importante?
Publicado por Paramascotas - 26/11/2020
¿Cómo trabajar para tener un buen vínculo con nuestro perro?
Desde Paramascotas os traemos 7 recomendaciones para que tengais la mejor relación con vuestro perro
Publicado por Paramascotas - 11/11/2020
Vaya al Contenido
Consejos para que tu perro no lo pase mal en estas fiestas
Publicado por Paramascotas - 1/12/2020
La importancia de la socialización del cachorro
Hemos oido hablar muchas veces de la socialización del cachorro, pero ¿Qué es y por qué es tan importante?
Publicado por Paramascotas - 26/11/2020
¿Cómo trabajar para tener un buen vínculo con nuestro perro?
Desde Paramascotas os traemos 7 recomendaciones para que tengais la mejor relación con vuestro perro
Publicado por Paramascotas - 11/11/2020

¿Cómo podemos jugar con la pelota para que resulte beneficiosa para nuestro perro?

Paramascotas
Publicado de Paramascotas en Educación Canina · 30 Septiembre 2020
Como ya os comentamos en nuestro post anterior, no es el juego que realizamos con nuestro perro sino la forma que tenemos de jecutarlo lo que hace que este pueda no ser el mejor ni el más beneficioso para nuestro amigo.

 
Por ello, a continuación os dejamos dos puntos que creemos fundamentales a la hora de organizar un buen juego con pelota, de manera que nos aporte un buen rato de diversión a ambos y además evite el estrés a nuestro peludo :

 
Lo primero de todo: poner un inicio y un final.

 
Como ya os comentamos en nuestra entrada anterior sobre las bases del buen juego, para que este sea beneficioso debe ser ordenado y estructurado. Y esto supone tener un buen código de comunicación con nuestro perro, de manera que le hagamos entender cuando se inicia el juego y cuando se acaba lo que evitará que nuestro amigo se obsesione, no solo con la pelota sino con cualquier juguete.

 
Para poder organizar nuestro juego de esta manera, debemos enseñar una palabra clave a nuestro amigo que sirva de apertura y otra que marque el final, como por ejemplo “se acabó” o “fin”. De esta manera el perro identificará ese fin de la acción y provocaremos que se relaje. A continuación procederemos a guardar el juguete como conclusión a todo.

 
En este tipo de aprendizaje debemos ir incluyendo estos pasos poco a poco, repitiendo esas palabras siempre que abramos y cerremos el juego, para que nuestro amigo se acostumbre.

 
¡Veréis cómo aprende y, si tiene dependencia del juguete, poco a poco va disminuyendo la misma!
 
Variedad en el juego: ¿a qué jugamos  con la pelota?
 
Jugar a tirar la pelota de manera continua es un juego repetitivo que puede llegar a ser monótono y aburrido para nosotros y para nuestro perro.

 
Por ello, desde Paramacotas os emplazamos a ser creativos y variar la dinámica, no pensando que existe una única forma de  juego...

¡Todo depende de nuestro ingenio!
 
 
Para ayudaros, os dejamos a continuación un par de ejercicios con los que podéis jugar con la pelota y que pueden hacer que os alejeis de la dinámica habitual. ¡La cuestión es probar y observar siempre a nuestro amigo!:

 
1. En primer lugar, le pediremos a nuestro peludo que realice una acción, antes de darle la pelota. Podemos pedirle por ejemplo que se quede sentado, que rodee un objeto, que se quede quieto… Siempre conductas y órdenes que ya conozca y que trabajaremos de manera progresiva ¡No podemos exigir un nivel de dificultad muy alto desde el principio!.

De esta manera le iremos desligando de dependencias y descontrol a la hora de jugar, haciendo que adquiera una dinámica y que sea capaz de controlar sus impulsos.  Además con este pequeño detalle ayudaremos a nuestro perro a trabajar el autocontrol, punto muy importante para la salud mental del perro, del que ya os hemos hablado en alguna ocasión.

En el video de ejemplo que os ponemos, podéis ver a Dina haciendo un slalom de agility teniendo la pelota al lado. Como os comentamos anteriormente, Dina vivía obsesionada con las pelotas y en otros tiempos hubiera sido impensable que la ignorara e hiciera otra cosa... pero como veis, ¡todo es trabajable y conseguimos que dejase de lado esa dependencia! Y esto la ha permitido disfrutar mucho más de cualquier juego que realizamos, además de ayudar con el control de su hiperactividad y de su ansiedad.
 
   
 

 
 
2. ¡Variemos la forma de jugar!

 
¿Quién no se acaba aburriendo de lo rutinario aunque en principio fuese lo mejor del mundo?

 
Para evitar conductas obsesivas en nuestro perro es fundamental que no siempre hagamos lo mismo. Por ello desde Paramascotas os sugerimos que vayáis introduciendo variedad en los tipos de juegos que realizáis y en los elementos que usáis para hacerlo. Y si a vuestro amigo, como es el caso, le encanta la pelota… ¡variemos la dinámica!

 
Por ejemplo: en lugar de tirarle la pelota… ¡Escóndela! Aunque no lo creamos, hacer que el perro busque la pelota es mucho más sano y beneficioso que tirársela. Los pasos son los siguientes: Pídele que se quede quieto, esconde la pelota y luego…¡dile que la busque!; ¡ya verás lo bien que se lo pasa!

 
Estos ejercicios de olfato son nuestro “gran comodín” para mejorar la salud del perro ya que engloban múltiples beneficios. Y es que no solo les cansan físicamente, sino que también mantienen activa su mente y la trabajan y descansan, disminuyendo su estrés y, en consecuencia, contribuyendo a su relajación.

 
Si vuestro objetivo con el juego, además de que vuestro compañero lo pase genial, es que el perro llegue relajado a casa… ¡este es vuestro ejercicio! En el video de ejemplo podéis ver a Pitu y a Dina buscando una pelota por el monte. ¡Os podemos asegurar que acabaron agotados y encantados con el ejercicio!
 
 
Desde Paramascotas os aportamos estos ejemplos con el objetivo de ayudaros a dinamizar el juego pero, ¡esto no quiere decir que sean los únicos! Es importante que el perro no genere esa dependencia de objetos, comida… que muchas veces se crea y que hace que nuestro amigo se meta en un bucle de ansiedad difícil de controlar y salir.

 
Y aunque pensemos que “no pasa nada” el estrés que acompaña a esa dependencia no es beneficioso en absoluto para la salud de nuestro peludo, ni física ni emocionalmente. Por eso, como os comentábamos el otro día, no es el objeto con el que jugamos, sino las actividades que realizamos durante el juego las que debemos variar.

 Una dinámica de juego variada, que incluya nuevas formas de trabajo y que tenga una buena estructura, nos ayudará, no solo a pasar un rato estupendo, sino, además a cuidar de nuestros peludos como se merecen y evitando que nuestras rutinas acaben repercutiendo de forma negativa en su salud.





Regreso al contenido